The White House, President George W. Bush Click to print this document

Para su publicación inmediata
Oficina del Secretario de Prensa
12 de enero de 2009

Conferencia de Prensa del Presidente
James S. Brady Press Briefing Room

9:17 A.M. EST

EL PRESIDENTE: Gracias. Tapper. Hemos pasado por muchas cosas juntos. Al mirar alrededor de esta sala, veo a Jake, Mike, Herman, Ann Compton. Parece que fue apenas ayer que… que yo estaba de campaña y ustedes estaban analizando mis discursos y mi política. Y veo muchos rostros que viajan conmigo alrededor del mundo y… a lugares como Afganistán e Iraq y África. Veo algunas caras nuevas, lo que demuestra que hay muchos cambios en este negocio.

President George W. Bush responds to questions Monday, Jan. 12, 2009, during his final press conference in the James S. Brady Press Briefing Room of the White House. White House photo by Chris GreenbergA través de todo, ha sido… los he respetado. A veces no me gustaron los artículos o reportajes que escribieron. A veces fui incomprendido y subestimado. Pero pienso que la relación siempre ha sido profesional. Y lo agradezco.

Les agradezco… sí, aprecio trabajar con ustedes. Mis amigos dicen, ¿qué tal es tratar con la prensa? Respondo, simplemente, que es gente que trata de hacer su labor lo mejor posible.

Y, entonces, aquí durante la última conferencia de prensa, quiero responder algunas de sus preguntas. Pero más que nada, quiero darles las gracias por su trabajo.

Ben.

P Gracias por esos comentarios, señor Presidente. He aquí una pregunta. Me pregunto si planea pedirle al Congreso los $350,000 millones restantes del dinero del plan de rescate. Y en términos de escoger el momento, si hace esto antes de dejar el cargo, señor, ¿está motivado en parte por facilitarle las cosas un poco al Presidente electo Obama?

EL PRESIDENTE: He hablado con el Presidente electo sobre este tema. Y le dije que si pensaba que necesitaba los $350,000 millones, estaba dispuesto a pedirlos, es decir, si pensaba que debía suceder durante mi periodo.

El mejor curso a tomar, por supuesto, es convencer a suficientes miembros del Senado para que voten afirmativamente a favor de… de la solicitud. Y, ¿saben? Eso es todo lo que puedo decirles, porque eso es todo lo que sé.

P Entonces, ¿aún no ha hecho la solicitud?

EL PRESIDENTE: Bueno, aún no me ha pedido que haga la solicitud. Y no tengo la intención de hacer la solicitud a no ser que me pida específicamente que la haga.

Es… ustedes saben, he tenido mi tercera conversación con él, y lo digo sinceramente. Le deseo lo mejor. Me parece un hombre muy inteligente y cautivador. Y ese almuerzo del otro día fue interesante, tener a dos personas que tienen casi 85 años, dos personas de 62 y a una de 47… de cierta manera, una clásica declaración generacional.

Y en cuanto a terreno común, por lo menos para los cuatro de nosotros, todos hemos tenido circunstancias y experiencias distintas, pero la cosa es que todos hemos tenido la experiencia de lo que significa asumir la responsabilidad de la presidencia. Y el Presidente electo Obama está a punto de hacerlo. Y prestará el juramento y luego tendrán el almuerzo y todo… ustedes saben, todo el asunto allá en el Capitolio. Y luego regresará y pasará por la investidura y luego caminará a la Oficina Oval, y habrá un momento en el que las responsabilidades del Presidente recaerán directamente sobre sus hombros.

President George W. Bush responds to questions Monday, Jan. 12, 2009, during his final press conference in the James S. Brady Press Briefing Room of the White House. White House photo by Chris GreenbergToby. Sí, llegaremos a todos.

P Gracias, señor Presidente. ¿Piensa que el conflicto de Gaza habrá terminado para cuando deje el cargo? ¿Aprueba la manera en que Israel lo ha llevado? ¿Y por qué no pudo lograr el tratado de paz que quería obtener?

EL PRESIDENTE: Recuérdeme los tres puntos, por favor, porque me estoy poniendo…

P ¿Habrá terminado…?

EL PRESIDENTE: … Me estoy poniendo un poco viejo.

P ¿Habrá terminado para cuando deje el cargo? ¿Aprueba la…?

EL PRESIDENTE: Espero que sí. Estoy a favor de una tregua sostenible. Y la definición de una tregua sostenible es que Hamas deje de disparar cohetes contra Israel. Y no habrá una tregua sostenible si continúan disparando cohetes. Resulta que creo que la decisión está en manos de Hamas. Y creemos que la mejor manera de asegurar que haya una tregua sostenible es trabajar con Egipto para detener el ingreso a Gaza de armas de contrabando que permitan que Hamas continúe disparando cohetes. Y, entonces, los países que le suministran armas a Hamas deben parar. Y la comunidad internacional debe continuar presionándolos para que dejen de proporcionar armas.

Obviamente, si a Hamas le interesa una tregua sostenible, debe dejar de armarse. Y luego, por supuesto, los países aledaños a Gaza deben esforzarse por detener el contrabando. Y es una… difícil, una tarea difícil. Es decir, hay túneles y, ustedes saben, buenas oportunidades para que la gente que quiere tratar de desestabilizar la democracia continúe proporcionando armas.

¿La segunda parte de la pregunta, señora, por favor?

P ¿Aprueba la conducta de Israel en esto?

EL PRESIDENTE: Considero que Israel tiene el derecho a defenderse. Obviamente, en cualquier situación como ésta, espero que continúen teniendo en cuenta a las personas inocentes y que ayuden, ustedes saben, a acelerar la entrega de ayuda humanitaria.

Y en tercer lugar, ¿por qué no hemos alcanzado la paz? Ésa es una buena pregunta. No hay paz en el Oriente Medio desde hace mucho tiempo. El primer paso es tener una visión de qué aspecto debe cobrar la paz. Y en el 2002, en los escalones del Rosedal, pronuncié un discurso sobre una solución de dos Estados, dos democracias que vivan en paz, una al lado de la otra. Y hemos trabajado arduamente para promover esa idea. Lo primero fue convencer a todas las partes que para la paz eran necesarios dos Estados.

Y algo que ha sucedido es… es que la mayoría de la gente en el Oriente Medio ahora acepta la solución de dos Estados como el mejor camino hacia la paz. La mayoría de los palestinos quieren su propio Estado, y la mayoría de los israelíes comprenden que es necesario tener fronteras con una democracia para que haya una paz perdurable.

El desafío, por supuesto, ha sido sentar las bases para que un estado pacífico pueda surgir… En otras palabras, ayudar a los palestinos en la Ribera Occidental a desarrollar fuerzas de seguridad, en lo cual hemos trabajado arduamente durante los últimos años. Y esas fuerzas de seguridad ahora se están volviendo más eficientes, y el Primer ministro Fayyad está usándolas eficazmente. El desafío es desarrollar… ayudar a los palestinos a desarrollar una democracia… digo, una economía dinámica en su… que ayude a llevarlos a la democracia.

Y el desafío, por supuesto, siempre se complica por el hecho de que hay gente dispuesta a asesinar para detener el avance de la libertad. Y, entonces… Hamas, o de hecho, Al Qaida u otros grupos extremistas, están dispuestos a usar la violencia para evitar que surjan estados libres. Y ése es el gran desafío.

Y, entonces, la respuesta es… ¿sucederá esto algún día? Creo que sí. Y sé que hemos hecho que el proceso avance.

Sí, Suzanne. Finalmente aprendí su nombre, ¿después de cuántos años? ¿Seis años?

P Ocho años. (Risas.)

EL PRESIDENTE: Ocho años. Se le solía conocer como Suzanne. Ahora es "Suz-án".

P "Suz-án." Gracias. (Risas.)

EL PRESIDENTE: Yo soy "Ga-ge." (Risas.)

P En su Discurso sobre el Estado de la Nación en el 2002, usted identificó las amenazas contra Estados Unidos: Irán, Iraq y Corea del Norte, y las llamó un eje de maldad. En Iraq hay una calma relativa; Corea del Norte ya no está en la lista de amenazas terroristas. ¿Cómo definiría un eje de maldad si, en efecto, existe? ¿Y cuál es la mayor y más urgente amenaza en materia de seguridad a la que Barack Obama le debe hacer frente?

EL PRESIDENTE: La más urgente amenaza que tendrá que enfrentar, y los presidentes que le sigan tendrán que enfrentar, es un ataque contra nuestra territorio nacional. ¿Saben? Me gustaría poder informarles que ése no es el caso, pero aún existe un enemigo por allí a quien le gustaría hacerle daño a Estados Unidos… a los estadounidenses. Y ésa será la mayor amenaza.

Corea del Norte aún es un problema. Aún se debate en los servicios de inteligencia sobre cuán extenso es el problema que representan. Pero una de mis inquietudes es que posiblemente haya un programa de uranio altamente enriquecido. Y por lo tanto, es realmente importante que las conversaciones de seis partes produzcan un estricto régimen de verificación. En otras palabras, para promover nuestras relaciones con Corea del Norte, el gobierno de Corea del Norte debe cumplir con los compromisos que hizo de, por ejemplo, permitir que se pongan en vigor estrictas medidas de verificación, para asegurar que no desarrollen un programa de uranio altamente enriquecido.

Entonces, aún son peligrosos, e Irán aún es peligroso.

Sí.

P Usted dijo en una entrevista previa este fin de semana, una de esas, supongo, entrevistas de partida, que…

EL PRESIDENTE: Ésta es la entrevista de partida más importante…

P …que piensa que el Partido Republicano debe incluir una mayor diversidad de personas. ¿Quién debe escuchar ese mensaje dentro del Partido Republicano?

EL PRESIDENTE: ¿Ven? Me preocupa que, tras la derrota, que la tentación sea hacer una introspección y decir, bueno, éste es un factor determinante que debemos exigir.

El partido se recuperará. Pero el mensaje del partido debe ser que se incluye diferentes puntos de vista en el partido. Y… consideren, por ejemplo, el debate sobre inmigración. Ése es obviamente un asunto contencioso. Y el problema con los resultados de la primera ronda del debate fue que la gente dijo, bueno, a los republicanos no les agradan los inmigrantes. Ahora, eso puede ser o no ser cierto, pero eso fue lo que… ésa fue la imagen que se proyectó.

Y, ¿saben? Si la imagen es que no nos agradan los inmigrantes, entonces probablemente haya alguien más por allí que dice, bueno, si no les agradan los inmigrantes, yo tampoco les agrado. Y entonces, mi argumento era… es que nuestro partido debe ser compasivo y tolerante.

Recuerdo las elecciones de 1964. Resulta que mi papá se estaba postulando al Senado de Estados Unidos entonces, y ustedes saben, Johnson le ganó abrumadoramente en el estado de Texas. Pero no fue George Bush quien fue derrotado; el Partido Republicano estaba bastante diezmado en ese momento. Por lo menos, eso es lo que… creo que así lo consideraron los expertos. Y luego en el 66 hubo un repunte. Y lo mismo puede suceder esta vez, pero simplemente debemos asegurarnos de que nuestro mensaje sea tolerante y compasivo; que nos interesemos en la vida de la gente y que tengamos un plan para ayudarla a mejorar su vida.

Jake, sí. ¿Cómo le va?

P Me va bien. ¿Cómo le va, señor?

EL PRESIDENTE: Entonces, ¿qué ha estado haciendo desde el 2000? Olvídese. (Risas.)

P Trabajando para llegar poco a poco a ocupar esta silla.

EL PRESIDENTE: Entonces, ¿estará aquí para el Presidente Obama?

P Así es, así es.

EL PRESIDENTE: Ése es un trabajo bastante interesante.

P No está mal.

EL PRESIDENTE: Sí. (Risas.)

P Quizá el suyo sea mejor.

EL PRESIDENTE: Sí… ¿Qué, la jubilación? (Risas.)

P En el pasado, cuando se le ha pedido que hable sobre malos resultados en las encuestas o su propia popularidad, ha dicho que la historia determinará que hizo lo correcto, que usted pensaba que hacía lo correcto. Pero sin entrar a sus motivos o sus objetivos, creo que mucha gente, incluidos los republicanos, incluidos algunos miembros de su propio gobierno, se han decepcionado sobre la ejecución de algunos de sus ideales, ya sea Iraq o Katrina o la economía. ¿Cuál sería su mensaje final al pueblo estadounidense sobre la ejecución de dichos objetivos?

EL PRESIDENTE: Bueno, en primer lugar, las cosas difíciles no suceden de un día para otro. Y cuando se escriba la historia de Iraq, los historiadores analizarán, por ejemplo, la decisión de aumentar tropas. La situación era… parecía que iba a ser buena, y luego la violencia, por un periodo de tiempo, comenzó a poner… a poner en duda el progreso de Iraq. Y en vez de aceptar el status quo y decir, ah, no vale la pena, o la política lo hace difícil o, ustedes saben, es posible que el partido termine siendo… ustedes saben, perjudicado en las elecciones debido a la violencia en Iraq, yo decidí hacer algo al respecto: envié 30,000 soldados en vez de retirarnos.

Y, entonces, esa parte de la historia es cierta, y la situación, en efecto, cambió. Ahora el asunto es, a largo plazo, ¿sobrevivirá esta democracia? Y ése será el desafío para presidentes futuros.

En términos de la economía, miren, yo heredé una recesión, estoy acabando con una recesión. Entretanto, hubo 52 meses de crecimiento laboral continuo. Y defendí los recortes tributarios cuando hice campaña, ayudé a implementar recortes tributarios durante mi presidencia y los defenderé después de mi presidencia como el curso de acción acertado. Y hay un debate filosófico fundamental sobre los recortes tributarios. ¿Quién puede gastar mejor su dinero, el gobierno o usted? Y siempre me he puesto de lado de la gente en ese asunto.

Ahora, obviamente, ésta es una situación económica muy difícil. Cuando la gente analice la situación, habrá… Este problema comenzó antes de mi presidencia, obviamente sucedió durante mi presidencia. La pregunta que enfrenta un Presidente no es, ¿cuándo comenzó el problema?, sino, ¿qué hizo al respecto cuando reconoció el problema? Y admito de buena gana que puse de lado algunos de mis principios de libre mercado cuando los principales asesores económicos me dijeron que la situación que enfrentaríamos sería peor que la Gran Depresión.

Entonces, les he dicho a algunos de mis amigos que dijeron… ustedes saben, que han adoptado una posición ideológica sobre este asunto: ¿por qué hizo lo que hizo? Les dije, bueno, si hubieran estado sentados aquí y oído que la depresión iba a ser peor que la Gran Depresión, habrían actuado también, espero, como lo hice yo. Y hemos tomado medidas extraordinarias para hacerle frente a la paralización del mercado crediticio, que ha afectado la economía. Los márgenes de crédito han comenzado a disminuir; los préstamos están comenzando a aumentar. Las medidas que se han dado, a mi parecer, han ayudado a reactivar los mercados crediticios, lo cual es el primer paso hacia la recuperación.

Y, entonces, sí, miren, hay muchos críticos en este negocio; lo comprendo. Y le agradezco por darme la oportunidad de defender una trayectoria que continuaré defendiendo, porque creo que es una trayectoria buena, sólida.

Jim.

P Gracias, señor Presidente. Yo también quiero preguntarle sobre sus críticos.

EL PRESIDENTE: Seguro. ¿Conoce a alguno? (Risas.)

P Bueno, hablando sobre los críticos que estaban en ferviente desacuerdo con usted, no sólo con su política, sino que al parecer sentían animosidad hacia usted… hace un par de años, Charles Krauthammer, columnista y psiquiatra educado en Harvard, inventó la frase, "síndrome Bush de trastorno mental". Me pregunto, al hacer una retrospectiva, ¿por qué piensa que generó una crítica tan ferviente, tanta animosidad? Y, ¿tiene algún mensaje, específicamente, para quienes… para ese segmento en particular del espectro de sus críticos?

EL PRESIDENTE: ¿Saben? La mayoría de la gente que veo, es decir, cuando viajo por el país, por ejemplo, no está molesta. Y no es gente hostil. Y… no es que no hayamos conocido a gente en desacuerdo. He conocido a muchas personas que no están de acuerdo con las decisiones que tomé. Pero han sido corteses al hablar.

Y, entonces, veo a quienes se enfadan y gritan y dicen cosas malas y, ustedes saben, todo ese tipo de cosas, como simplemente unas pocas personas en el país. No sé por qué se enfadan. No sé por qué se ponen hostiles. Sin embargo, no es la primera vez en la historia que la gente se ha expresado, a veces, de maneras poco dignas. Es decir, he estado leyendo mucho sobre Abraham Lincoln durante mi presidencia, y hubo discordia bastante fuerte con respecto al decimosexto Presidente, así como ha habido fuerte discordia con respecto al cuadragésimo tercer Presidente.

¿Saben? Los Presidentes pueden tratar de evitar las decisiones difíciles y, por lo tanto, evitar la controversia. Yo, simplemente, no soy así. Soy del tipo de persona que, ustedes saben, está dispuesta a acometer tareas difíciles, y en tiempos de guerra, es difícil que la gente controle sus emociones; lo comprendo. La verdad es que nunca le he dedicado, ustedes saben, mucho tiempo a preocuparme sobre las voces que gritan. Por supuesto que las escucho, pero no afectaron mi política, ni afectaron… afectaron mi toma de decisiones.

¿Saben? El Presidente electo Obama también se encontrará con esto. Llegará a la Oficina Oval, y habrá mucha gente que es realmente crítica y dura, y a veces se decepcionará por el tono de la retórica. Y va a tener que hacer lo que piense que es lo correcto, Jim. Y si no, entonces, no sé cómo uno puede vivir consigo mismo. No sé cómo podría regresar a Texas y mirarme en el espejo y estar orgulloso de lo que veo si hubiera permitido que los gritos, los críticos vociferantes, hubiesen evitado que hiciera lo que pensaba que era necesario para proteger a este país.

Mike.

P Señor Presidente, muchas gracias. Ya que su filosofía es tan diferente a la del Presidente electo Obama, ¿qué le inquieta más sobre lo que pueda intentar hacer?

EL PRESIDENTE: ¿Sabe?, Michael. No voy a especular sobre lo que hará. Será… ustedes saben, entrará a la Oficina Oval, tratará de analizar cada situación y tomará las decisiones que considere necesarias.

Y lo otro es, cuando parta, me bajaré del estrado. Considero que debe haber, ustedes saben, una persona a la vez ante las lámparas klieg, y yo he tenido mi momento ante las lámparas klieg. ¿Saben? Estoy seguro, digo, que me verán opinar de vez en cuando, pero le deseo lo mejor.

Y la gente dice, ah, usted simplemente… dice eso, pero no lo dice sinceramente. No, lo digo sinceramente. Hay mucho en juego. Hay un enemigo que todavía sigue merodeando. ¿Saben? Quizá la gente trate de descartar eso como, digamos, que estoy tratando de inventar algo. Les digo que hay un enemigo al que le gustaría atacar a Estados Unidos, a los estadounidenses, nuevamente. Así de simple. Ésa es la realidad en el mundo. Y le deseo lo mejor.

Y por supuesto, estará ocupadísimo con la economía. Lo comprendo. Las cosas están difíciles para mucha gente trabajadora. La gente se preocupa sobre su futuro económico. ¿Saben? Uno de los aspectos más difíciles de la decisión que tomé sobre la crisis financiera fue usar el dinero de gente muy trabajadora para ayudar a evitar que haya una crisis, y al hacerlo, parte de ese dinero terminó en manos de firmas de Wall Street que causaron la crisis para comenzar. No estaba bromeando cuando dije que Wall Street se emborrachó y a nosotros nos dio la resaca. Y… sin embargo, el Presidente electo Obama descubrirá que los problemas, y las situaciones en torno a los problemas, a veces hacen que las personas tengan que tomar decisiones con las que inicialmente, digo, no estaban cómodas. Y hubo una decisión así con respecto a Wall Street.

Es decir, mucha gente… cuando fui a Midland esa vez… que me dijo, ¿qué diablos está haciendo? Esa gente en el este causó el problema. Les dije, lo sé, pero si no nos hubiésemos esforzado por solucionar el problema, la situación de ustedes sería peor. Y… de todas formas, realmente le deseo lo mejor.

Sheryl.

P Gracias, señor Presidente. Señor Presidente, en días recientes, se ha hablado mucho en entornos jurídicos sobre si otorgará indultos anticipatorios, indultos por anticipado, a funcionarios de su gobierno que participaron en todo tipo de cosas, desde tácticas duras de interrogación hasta quizá despedir a fiscales federales. Me gustaría saber, ¿ha considerado esto? Y, ¿está planeando hacerlo?

EL PRESIDENTE: No hablaré sobre los indultos aquí en esta conferencia de prensa.

P ¿Puedo hacer una pregunta de seguimiento?

EL PRESIDENTE: ¿Le gustaría hacer otra pregunta?

P Sí, señor. Gracias. Hace cuatro años…

EL PRESIDENTE: Ése es el espíritu correcto, ¿verdad? (Risas.)

P Lo agradezco.

EL PRESIDENTE: Gracias. (Risas.)

P Hace cuatro años, le preguntaron si había cometido algún error.

EL PRESIDENTE: Sí.

P Y no estoy tratando de pillarlo en falta, pero me pregunto, cuando hace una retrospectiva del largo periodo de su presidencia, ¿piensa, en retrospectiva, que ha cometido algún error? Y si es así, ¿cuál es el mayor error que cometió?

EL PRESIDENTE: Lo tengo. A menudo he dicho que la historia hará una retrospectiva y determinará qué se podría haber hecho mejor o, ustedes saben, los errores que cometí. Claramente, poner "Misión Cumplida" en un portaaviones fue un error. Envió el mensaje equivocado. Estábamos tratando de decir algo de manera diferente, pero de todos modos, transmitió un mensaje diferente. Obviamente, parte de mi retórica ha sido un error.

He pensado mucho sobre Katrina… es decir, ¿podría haber hecho algo diferente, como aterrizar en el Air Force One ya sea en Nueva Orleáns o Baton Rouge? El problema con eso y… es que se habría sacado de su misión a agentes de la ley. Y luego, sus preguntas, supongo, hubieran sido, ¿cómo puede volar en el Air Force One a Baton Rouge y hacer que policías necesarios para acelerar el tráfico en Nueva Orleáns sean reasignados para velar por su seguridad?

Considero que proponer la idea sobre el Seguro Social inmediatamente después de las elecciones del 2004 fue un error. Debí haber defendido la reforma de la inmigración. Y el motivo es… es que…¿saben? Una de las lecciones que aprendí como gobernador de Texas, por cierto, es que los poderes legislativos tienden a ser adversos al riesgo. En otras palabras, a veces las legislaturas tienen la tendencia a preguntar, ¿por qué debo acometer una tarea difícil cuando no hay una crisis inminente? Y para muchos miembros del Congreso, la crisis del Seguro Social no era inminente.

A manera de paréntesis, una de las cosas que probé es que, en efecto, es posible tocar el tema durante la campaña y ser elegido. En otras palabras, no creo que hablar sobre el Seguro Social sea un tema que no se puede tocar en la política estadounidense. Es más, pienso que en el futuro, no hablar sobre cómo se pretende solucionar los problemas del Seguro Social será el tema más cargado de la política estadounidense.

Una cosa sobre la presidencia es que uno puede tomar… sólo puede tomar decisiones, ustedes saben, en base a la información a la mano. No es posible recibir información después de tomar la decisión. Así no funciona. Y uno defiende sus decisiones y hace lo mejor posible para explicar por qué tomó las decisiones que tomó.

Ha habido decepciones. Abu Ghraib obviamente fue una gran decepción durante mi presidencia. Que no haya habido armas de destrucción masiva fue una decepción significativa. No sé si quieran llamarlos errores o no, pero fueron… cosas que no salieron de acuerdo a lo planeado, pongámoslo así.

De todos modos, pienso que los historiadores harán una retrospectiva y podrán examinar mejor los errores después de que haya pasado un tiempo. Con relación a la pregunta de Jake, no existe la historia a corto plazo. No creo que sea posible entender un gobierno en todas sus dimensiones hasta que haya transcurrido un tiempo: ¿Dónde es que un Presidente…? ¿Las decisiones de un Presidente tuvieron el impacto que pensó que tendrían o que pensó que tendrían con el tiempo? O, ¿cómo se compara este Presidente con presidentes futuros, dado un conjunto de circunstancias que pueden ser o no ser similares? Es decir, hay… simplemente es imposible hacerlo. Y me siento bien al respecto.

Sí, Mike.

P Uno de los principales objetivos que el próximo gobierno ha mencionado frecuentemente ha sido restaurar la imagen moral de Estados Unidos en el mundo. Y muchos de los aliados del nuevo Presidente… creo que el propio Presidente electo ha hablado sobre el daño que Gitmo, que las tácticas duras de interrogación que ellos consideran tortura, que ir a la guerra en Iraq sin un mandato de la ONU… han dañado la imagen moral de Estados en el mundo. Me pregunto básicamente, ¿cuál fue su reacción al respecto? ¿Cree usted que es algo de lo que el próximo Presidente deba preocuparse?

EL PRESIDENTE: Me opongo firmemente a la evaluación de que nuestra imagen moral ha sido dañada. Quizá haya sido dañada entre algunos en la élite, pero la gente aún entiende que Estados Unidos representa la libertad, que Estados Unidos es un país que ofrece gran esperanza.

Si van a África, pregúntenle a los africanos sobre la generosidad y compasión de Estados Unidos; vayan a India, y pregunten sobre, usted sabe, Estados Unidos… su punto de vista sobre Estados Unidos. Vayan a China y pregunten. Ahora, no hay duda de que en algunas regiones de Europa se dijo que no deberíamos haber iniciado una guerra en Iraq sin un mandato, pero ésos son unos pocos países. La mayoría de los países de Europa escucharon lo que decía la 1441, que fue informe, desármese o enfrente serias consecuencias.

La mayoría de las personas toman esas palabras seriamente. Ahora, algunos países no lo hicieron… a pesar de quizá haber votado a favor de la resolución. Discrepo con esta evaluación de que, ustedes saben, la gente ve con malos ojos a Estados Unidos. Simplemente no estoy de acuerdo con eso. Comprendo que Gitmo ha generado polémicas. Pero cuando fue hora de que esos países que criticaban a Estados Unidos aceptaran a algunos de esos… algunos de esos detenidos, no estuvieron dispuestos a ayudar. Y, entonces, es decir, no estoy de acuerdo con esa evaluación, Mike.

Les recordaré… Oigan, le digo a la gente, sí, pueden tratar de ser populares. En ciertos lugares en Europa, pueden ser populares echándole la culpa a Israel por todo problema en el Oriente Medio. O pueden ser populares sumándose al Tribunal Penal Internacional. Supongo que podría haber sido popular si aceptaba Kioto, el cual me parecía un tratado defectuoso, y propuse algo diferente y más constructivo.

Y en términos de las decisiones que tomé para proteger el territorio nacional, no me preocupaba la popularidad. De lo que me preocupaba era la Constitución de Estados Unidos y poner en práctica planes que faciliten descubrir lo que el enemigo está pensando, porque todos estos debates no importarán si hay otro ataque contra el territorio nacional. La pregunta no será, ustedes saben, ¿criticó este plan o no? El asunto será, ¿por qué no hizo algo?

¿Recuerdan cómo eran las cosas acá después del 11 de septiembre? En conferencias de prensa y editoriales y artículos –que a veces eran artículos noticiosos y a veces columnas de opinión– la gente estaba diciendo, ¿cómo no lo vieron venir? ¿Cómo no llegaron a las debidas conclusiones? ¿Recuerdan el ambiente en Washington? Yo sí. Cuando se llamó a personas ante el Congreso y los miembros del Congreso hacían preguntas como, ¿por qué no sabía sobre esto, aquello o lo otro? Y luego, comenzamos a poner en práctica una política… pusimos en práctica una política legal para llegar a las debidas conclusiones y, de buenas a primeras, la gente estaba diciendo, ¿por qué están llegando a conclusiones?

Y, entonces, Mike, he oído todo eso. He oído todo eso. Mi opinión es… es que las personas alrededor del mundo, en su mayoría, respetan a Estados Unidos. Y a algunas de ellas no les agrado, lo comprendo… a algunos de los escritores y los, digamos, comentaristas y todo eso. Está bien, es parte del cargo. Pero más me preocupa el país y nuestro… cómo ve la gente a Estados Unidos. Nos ven como un pueblo fuerte, compasivo que se interesa profundamente en la universalidad de la libertad.

Roger.

P Gracias. Señor Presidente, habló hace un momento sobre usar el dinero de los contribuyentes para el Programa de Ayuda a Bienes Problemáticos (Troubled Assets Relief Program o TARP).

EL PRESIDENTE: Así es.

P Los primeros $350,000 millones ya salieron, se han gastado. ¿Está satisfecho de que han sido gastados con sensatez? Y para los otros $350,000 millones que están bajo consideración, ¿cree… apoya que el Congreso imponga restricciones?

EL PRESIDENTE: Respaldo los esfuerzos del Presidente electo de trabajar con el Congreso para aprobar un plan que le acomoda más a él… y al Congreso. Eso es lo que tiene que hacer. Tiene que ir allá y presentar su argumento sobre por qué se necesitan $350,000 millones. Y él lo sabe. Esto no es nada nuevo.

Y con respecto a los primeros $350 [mil millones], estoy satisfecho con este aspecto del gasto, que es que la parálisis de los mercados financieros está empezando a solucionarse. En el otoño, me preocupaba que la paralización del crédito nos llevara a una depresión mayor que la Gran Depresión. Eso fue lo que me dijeron, si no actuábamos. Y entonces, por eso actuamos enérgicamente.

Y a propósito, no sólo fue el TARP. Si piensan en AIG, Fannie y Freddie… muchas de las decisiones que se tomaron en este gobierno fueron decisiones muy enérgicas, todas con el propósito de evitar que el sistema financiero se desplomara.

P Señor Presidente, usted mencionó el momento en que Barack Obama sentiría el golpe de la responsabilidad del cargo. Cuando usted sintió ese golpe, el mundo era un lugar muy diferente al actual. ¿Cuándo cree que él sentirá el impacto total? Y ¿qué, si acaso, han compartido usted y los demás presidentes con él sobre los efectos del aislamiento que ocurre a veces, la llamada burbuja del cargo?

EL PRESIDENTE: Sí, muy buena pregunta. Él va a.. va a sentir los efectos apenas entre a la Oficina Oval. Al menos fue entonces que yo los sentí. No sé cuando vaya a… tal vez los sienta apenas sea… haga el juramento. Y apenas hice el juramento, empecé a pensar en el discurso. (Risas.) Y entonces… pero él es mejor orador que yo, así que podrá… podrá… no sé cómo se va a sentir. Todo lo que sé es que va a sentirlos. Llegará el momento en que los sentirá.

Y yo nunca me he sentido aislado y no creo que le pase a él. Una razón por la cual no se sentirá aislado es porque tiene una familia fabulosa y quiere mucho a su familia. Eso fue evidente en mis conversaciones con él. Va a estar… Sólo lo separan de una gran esposa y dos hijitas que lo adoran los 45 segundos de su trabajo a casa.

Lo que creo es lo siguiente: que la frase “el peso del cargo” es una exageración. ¿Saben? Es más como… ¿por qué yo? Ah, uno sabe que hay un peso. ¿Por qué el colapso financiero tuvo que suceder durante mi presidencia? Es sólo que… lamentarse es patético, ¿no es cierto? Y no creo que el Presidente electo Obama sea de los que se lamentan. Lo que aprenderá… ya saben, que sus… que la gente a la que no le cae bien, los críticos, son bastante predecibles. A veces, las mayores decepciones vienen de quienes se dicen amigos. Y habrá decepciones, se lo puedo asegurar. Sufrirá decepciones. Por otro lado, el trabajo es tan emocionante y tan profundo que las decepciones serán, claramente, una molestia menor en comparación con el…

P ¿Usted nunca se sintió en “el cargo más solitario del mundo”?

EL PRESIDENTE: No, en mi caso no. Teníamos… gente… nosotros… yo tenía a mi alrededor un equipo fabuloso de gente altamente capaz, inteligente y dedicada, y la pasamos bien. Ya saben, le digo a la gente que algunos días fueron felices y otros días no tan felices, pero todos los días llenos de dicha. Y la gente dice que no cree que así haya sido. Bueno, así fue. Incluso en los momentos más terribles de Iraq, ya saben, había… y todos los días cuando leía los informes de soldados que habían perdido la vida, no cabe duda de que había un gran pesar, pero también hubo momentos cuando nos sentíamos contentos y nos apoyábamos mutuamente.

Y conformé un equipo de gente realmente capaz que no trabajaba para mí o para los republicanos, sino que estaba al servicio del país. Y el Presidente electo Obama verá que, a medida que tome decisiones difíciles y asuma posiciones difíciles, lo apoyará mucha gente realmente buena que se preocupa… que también se preocupa por el país.

John.

P Usted ha hablado mucho sobre sus inquietudes acerca del aumento del proteccionismo en el actual…

EL PRESIDENTE: Sí.

P …contexto económico. ¿Qué cree que nos depara el futuro en ese aspecto? ¿Cree que la tendencia es buena o mala?

EL PRESIDENTE: Espero que la tendencia sea mala con respecto al proteccionismo. Fue una decepción –no un error, sino una decepción– no conseguir la aprobación del Congreso para los tres proyectos de ley sobre Colombia, Panamá y Corea del Sur. Eso fue una decepción. Y hubo un momento en que realmente tuvimos la oportunidad de lograrlo y luego me decepcionó que la Cámara no lo discutiera.

Y me preocupa el proteccionismo. En tiempos de dificultades económicas, la tentación es decir, bueno, coloquemos barreras y protejamos a los nuestros y no compitamos. Ése fue el parecer, dicho sea de paso, aun en épocas con una economía decente. No por nada logramos que el Congreso apruebe el Tratado de Libre Comercio con Centroamérica (Central America Free Trade Agreement o CAFTA) por un solo voto. Y sería un gran error que nos convirtamos en una nación proteccionista.

Y eso es algo que el Centro Bush puede hacer en la Universidad Metodista del Sur (Southern Methodist University o SMU), que es recordarle a la gente los beneficios del comercio libre y equitativo, beneficios para nuestros propios trabajadores, beneficios para los trabajadores en el extranjero y beneficios en lo que respecta la promoción del desarrollo y asistencia para sacar a la gente de la pobreza, en particular, los países del tercer mundo. La mejor manera de promover el crecimiento económico en un país del tercer mundo es darle a la gente la oportunidad de un futuro mejor por medio del comercio. Está comprobado, es un hecho. Y espero que el país no caiga en una política proteccionista.

April, sí, señora.

P Gracias, señor Presidente.

EL PRESIDENTE: Sí, usted estaba totalmente dormida allá atrás, así que decidí… (risas.)

P No, no lo estaba. Había toda una fila antes de mí. Pensé que iba a ir por allá. Pero de cualquier modo, gracias por la sorpresa.

Señor Presidente, en Nueva Orleáns, usted básicamente habló hace un momento sobre la sesión fotográfica. Pero hablemos de lo que usted pudo haber hecho para cambiar la situación en la ciudad de Nueva Orleáns a fin de que la reconstrucción avanzara más de lo que se ha logrado hasta ahora. Y también, cuando usted llegó o empezó a postular a la Oficina Oval hace unos nueve años más o menos, el asesinato de James Byrd, quien fue arrastrado hasta morir, estaba presente en su campaña. Y ahora, en este momento, el 2009, tenemos el primer Presidente de raza negra. ¿Nos puede decir lo que ha visto con respecto a asuntos raciales, como los ve desde la Oficina Oval?

EL PRESIDENTE: Lo haré, gracias. En primer lugar, conseguimos que se aprueben los $121,000 millones, más o menos, y se están gastando ahora. En segundo lugar, el sistema escolar ha mejorado significativamente. En tercer lugar, la gente está regresando a sus casas. Esa tormenta fue una tormenta devastadora, April, y se requirió mucha energía, mucha atención y muchos recursos para que Nueva Orleáns volviera a funcionar.

¿Y la reconstrucción ha sido perfecta? No. ¿Se hizo las cosas bastante rápido? Definitivamente sí. ¿Queda más por hacer? Por supuesto.

P ¿Qué queda por hacer?

EL PRESIDENTE: Bueno, más gente necesita volver a casa. Más gente necesita tener su propia vivienda allá. Pero los sistemas están funcionando para continuar con la reconstrucción de Nueva Orleáns.

La gente dijo que la respuesta federal fue lenta. No me digan que la respuesta federal fue lenta cuando 30,000 personas fueron rescatadas de techos inmediatamente después de que pasó la tormenta. Recuerdo haber ido a ver a los pilotos de helicópteros del Servicio de Guardacostas, para agradecerles por sus valientes esfuerzos para rescatar a la gente de los techos. Treinta mil personas fueron rescatadas de los techos inmediatamente después de que pasó la tormenta. Es una respuesta bastante rápida.

¿Podría n haberse hecho mejor las cosas? Por supuesto. Por supuesto. Pero cuando escucho que la gente dice que la respuesta federal fue lenta, entonces ¿qué les van a decir a esos pilotos de helicóptero o a esos 30,000 que fueron rescatados de los techos?

Y la otra parte de la… miren, me conmovió ver en la televisión después de las elecciones… a la gente que decía: “Nunca pensé que llegaría el día en que una persona de raza negra saldría elegida Presidente”. Y mucha gente lo decía con los ojos arrasados en lágrimas. Y yo también… yo también… me considero afortunado por tener un asiento de primera fila para presenciar un momento histórico para el país. La elección del Presidente electo Obama dice muchísimo de los avances que ha hecho este país con respecto a asuntos raciales. Pero quedan cosas por hacer. Siempre habrá cosas por hacer con respecto a lo que tiene la gente en el corazón.

Y entonces, estoy deseoso de verlo, realmente lo estoy. Creo que va a ser… va a ser impresionante… un momento impresionante.

Michael Allen… Sí, Michael Allen…

P Señor Presidente…

EL PRESIDENTE: El cual es usted.

P Señor Presidente, a menudo los presidentes se van… cuando parten de aquí, dicen que van a relajarse, y luego, al poco tiempo están de regreso en la oficina. Me pregunto cuán pronto cree usted que volverá a trabajar, ya sea escribiendo su libro, haciendo declaraciones, viajando, para…

EL PRESIDENTE: ¿Sabe, Mike? No lo sé. Probablemente al día siguiente. Mi personalidad es del tipo A, ya saben, así que… simplemente no me veo, ya saben, con un sombrerote de paja y una camisa hawaiana sentado en alguna playa. (Risas.)

P Tampoco los demás lo ven.

EL PRESIDENTE: Entonces… (risas.) Especialmente porque dejé de beber. De cualquier manera, mi pronóstico para usted es que… en primer lugar, no sé qué esperar. En los últimos ocho años he recibido un informe sobre seguridad nacional todos los días, excepto los domingos. Y cuando uno recibe un informe sobre seguridad nacional, es un recordatorio de las responsabilidades del cargo. Es un simple recordatorio diario de lo que puede o no puede suceder.

Lo interesante de este trabajo, a propósito, es que una cosa es lidiar con lo predecible, con lo esperable; el verdadero desafío es estar en la posición de lidiar con lo impredecible. Y por eso los informes de inteligencia son tan importantes, porque hay… en los informes, hay un esfuerzo consciente de parte del analista por tratar de ayudar a anticipar problemas. Y por supuesto que uno espera que no ocurran, pero más vale estar preparado cuando ocurren.

Y eso, en sí, crea un… ya saben, te llama la atención, cuando empiezas a pensar en lo que podría suceder. Y la clave aquí, por supuesto, es que… tomar estos diferentes análisis seriamente, y luego, tener una estructura de manera que su equipo esté en posición de analizar, y luego, proponer posibles medidas para el Presidente, de las cuales el Presidente debe escoger.

Y digo todo eso porque es… esto ha sido… este concepto de recibir informes y pensar sobre este u otro asunto ha sido parte de mi vida durante ocho años. La gente dice, bueno, está allá de vacaciones en Crawford. Pero uno nunca se escapa de la presidencia. Viaja con uno a todos lados. Y no hay un solo momento es que uno no piense en la presidencia… a menos que uno esté encima de una bicicleta de montaña esforzándose al máximo, tratando de olvidar por un momento.

Y entonces, cuando me despierte en Crawford la mañana del martes… es decir, la mañana del miércoles, y me imagino que prepararé café para Laura y se lo llevaré. Y será un sentimiento diferente. Y no puedo… es como… les informaré lo que sienta.

La última pregunta. Ann, ya que usted ha estado aquí desde el primer día.

P Gracias… y quisiera preguntarle sobre el primer día. Usted llegó aquí deseoso de ser un agente de unión y no de división. ¿Cree que Barack Obama puede ser un agente de unión y no de división? O es que… con los desafíos de todo Presidente y las decisiones impopulares, ¿es imposible que algún Presidente sea un agente de unión y no de división?

EL PRESIDENTE: Espero que el tono sea diferente para él de lo que fue para mí. Estoy decepcionado por el tono en Washington, D.C. Traté de poner de mi parte y no ser otro que lanzaba insultos y… a propósito, insultos innecesarios. Me he esforzado por ser respetuoso con mis opositores en diferentes asuntos.

Allí… sí encontramos terreno común en una variedad de asuntos, como [la Ley] para que Ningún Niño Se Quede Atrás (No Child Left Behind), Medicare, fármacos con receta, el Plan de Emergencia del Presidente para la Mitigación del SIDA (President’s Emergency Plan for AIDS Relief o PEPFAR), al final, el financiamiento para las tropas en Iraq. Los recortes tributarios, hasta cierto punto, obtuvieron la aprobación de ambos partidos. Ha habido asuntos en los que hemos podido trabajar juntos. Sólo que a veces la retórica se descontroló…

P ¿Por qué?

EL PRESIDENTE: No sé por qué. Tiene que preguntárselo a quienes… a quienes usaron las palabras que usaron. Como dije, no es la primera vez que ha sucedido… como creo que le respondí a Jim por allá. Ha pasado en toda nuestra historia. Y espero, francamente, por el bien del sistema mismo, que si la gente está en desacuerdo con el Presidente electo Obama, lo traten con respeto. Me preocupa que la gente que ve nuestro sistema diga, ¿por qué voy a querer ir allá y trabajar en ese tipo de ambiente?

Así que le deseo lo mejor. Y no cabe duda de que estará… que habrá críticos. Y así debe de ser. Todos debemos acoger las críticas con respecto a la política… Eso es lo grandioso de nuestra democracia, que la gente tiene la oportunidad de expresar su opinión. Sólo espero que el tono sea respetuoso. Él lo merece, y el país lo merece.

Ha sido un honor trabajar con ustedes. Y hablé francamente cuando empecé a hablar aquí. Les deseo a todos lo mejor de lo mejor. Y les deseo a ustedes y sus familias todo los mejor. Que Dios los bendiga.

END 10:04 A.M. EST


Return to this article at:
/news/releases/2009/01/20090112.es.html

Click to print this document