The White House, President George W. Bush Click to print this document

Para su publicación inmediata
Oficina del Secretario de Prensa
10 de enero de 2009

Declaraciones del Presidente y el ex Presidente Bush en la Ceremonia de Botadura del George H.W. Bush
Norfolk, Virginia

11:43 A.M. EST

EL PRESIDENTE: Muchísimas gracias. Secretario Gates, gracias por presentarme. Sé que hablo en nombre del cuadragésimo primer Presidente cuando digo que ha sido un privilegio para ambos trabajar con un hombre tan cabal y distinguido como él.

Deseo agradecerles a todos por venir. Para Laura y para mí, es un gusto estar aquí para participar en la botadura de un buque extraordinario y para rendirle homenaje a una persona extraordinaria: el Presidente George H.W. Bush. (Aplausos.)

President George W. Bush stands with his father, former President George H. W. Bush and Mrs. Laura Bush during the commissioning ceremony of the USS George H. W. Bush (CVN 77) aircraft carrier Saturday, Jan 10, 2009 in Norfolk, Va. White House photo by Eric Draper A fin de prepararme para este día, releí algunas de las cartas de mi padre. Me pareció particularmente interesante leer una que escribió a fines de la década de los cuarenta. Se la envió a un amigo, y he aquí lo que dijo: "Deberías ver a Georgie ahora. Cuando llego a casa, siempre me saluda y habla continuamente, oraciones desarticuladas, por supuesto". (Risas.) "Trata de decir todo, y a menudo los resultados son comiquísimos". (Risas.) Hay ciertas cosas que no cambian. (Risas.)

El portaaviones que estamos poniendo en servicio hoy quizá sea el más reciente buque de la Marina, pero desde ya, tiene un pasado interesante. Las pruebas de la catapulta tuvieron lugar durante una ola de frío inusual para la estación. Una feroz tormenta con viento del noreste creó caos en su bautizo. Y durante su construcción, las actividades del astillero se vieron suspendidas debido al huracán Isabel. Entonces, para continuar con la corta historia de este buque, traje conmigo a una fuerza de la naturaleza igualmente imponente: mi madre. (Risas.)

Señor vicepresidente y Lynne, gracias por acompañarnos. El vicepresidente Cheney ha sido un fabuloso vicepresidente de Estados Unidos. (Aplausos.) Gobernador Kaine, gracias por sus declaraciones de bienvenida. Secretaria de Estado Condoleezza Rice, le agradezco que nos acompañe. A los demás funcionarios del gobierno y sus familiares; el jefe del Comando Conjunto, almirante Mike Mullen; jefe de operaciones navales Gary Roughead; capitán O'Flaherty; otros miembros de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y sus familiares; trabajadores y administradores del astillero; miembros de nuestra familia que nos acompañan y todos los amigos de George H.W. Bush: Nos complace su presencia.

La historia del USS George H.W. Bush comienza en los primeros días de la Segunda Guerra Mundial, cuando nuestro papá se enlistó en la Marina de Estados Unidos. Como a muchos otros militares movilizados al extranjero, la muchacha a la que amaba le daba ánimos desde su país. En la habitación de su residencia estudiantil, ella le tejía medias. En atolones remotos del Pacífico, él recolectaba conchas marinas para ella. Y cuando regresó de la guerra, lo primero que hizo fue pedir su mano. Y para mi padre, esta semana se cumplen 64 años en los que el amor de su vida es Barbara Bush. (Aplausos.)

President George W. Bush stands with Mrs. Laura Bush during the playing of the national anthem at the commissioning ceremony of the USS George H. W. Bush (CVN 77) aircraft carrier Saturday, Jan 10, 2009 in Norfolk, Va., in honor of his father, former President George H. W. Bush, seen at right. White House photo by Eric Draper Con los años, nuestros padres han forjado una familia unida para siempre por la comprensión, la calidez y el amor incondicional. Jeb, Neil, Marvin, Doro y yo siempre nos sentiremos afortunados de haber tenido el mejor padre que uno pueda desear. Siempre nos inspirarán la fe, humor, patriotismo y compasión que nos enseñó con el ejemplo. Y mientras vivamos, nos acompañarán las otras lecciones de papá: que la integridad y el honor valen más que cualquier otro título o tesoro, y que la verdadera fortaleza puede provenir del alma más dulce.

George H.W. Bush cuenta con el profundo amor de su familia, la admiración de sus amigos y el aprecio de una nación agradecida. Por lo tanto, hoy, nos toca… (aplausos.) Pero, ¿qué se le puede dar a alguien afortunado que tiene prácticamente todo lo que jamás podría necesitar? Bueno, un portaaviones. (Risas.) El buque de aluminio y acero que lleva el nombre de nuestro papá pesa más de 95,000 toneladas. Transportará a casi 6,000 de los mejores marinos e infantes de Marina del mundo. (Aplausos.) Representa el talento de muchos constructores hábiles y miles de horas de preparativos. Y, entonces, los felicito a todos por este gran logro.

Este buque es el tributo perfecto para una generación de hombres con los que mi papá tuvo el privilegio de servir. También es tributo para una nueva generación de soldados y marineros y guardacostas, aviadores e infantes de Marina estadounidenses, quienes se pusieron de pie para defender a Estados Unidos de Norteamérica. Nuevamente, nuestras tropas le hacen frente a un brutal enemigo. Nuevamente estamos haciendo que Estados Unidos y el mundo sean más seguros. Y nuevamente regresaremos victoriosos a casa. (Aplausos.)

La gente a menudo me pregunta qué valoro más de ser Presidente. Nada se compara, ni remotamente, al honor de ser su Comandante en Jefe. Todos los días, me maravillo de la destreza y valentía de nuestros hombres y mujeres de uniforme. Y cuando el USS George H.W. Bush esté de servicio, sé que se pondrán a la altura de los marinos que sirvieron antes que ustedes y el buen hombre en cuyo honor se bautizó este buque. Le pido a Dios que proteja este buque y permita que sólo conozca victorias y paz. Y pido que Dios siga bendiciendo a nuestra maravillosa nación. Gracias. (Aplausos.)

     * * * * *

EL PRESIDENTE: Declaro que, desde este momento, el buque de Estados Unidos, George H.W. Bush, está de servicio. Que Dios bendiga y guíe a este buque de guerra y todos aquellos que naveguen en él. (Aplausos.)

U.S. Navy Sailors stand at attention Saturday, Jan. 10, 2009, during commissioning ceremonies for the USS George H.W. Bush (CVN 77) aircraft carrier in Norfolk, Va. White House photo by David Bohrer      * * * * *

EX PRESIDENTE BUSH: Muchísimas gracias. (Aplausos.) Gracias. Señor Presidente y señor vicepresidente, todos los distinguidos invitados aqu presentes; deseo mencionar en especial al capitán O'Flaherty, la gran persona que es y lo afortunados que somos de que esté al mando de este buque.

Si disculpan que un viejo marino haga un poco de memoria, estar aquí en esta ceremonia hace que me remonte 65 años atrás a la botadura de otro buque en los astilleros de Filadelfia, el USS San Jacinto, el portaaviones en el que mis compañeros -muy pocos de los cuales están con nosotros hoy- y yo nos preparábamos para el servicio durante la Segunda Guerra Mundial. Respecto a que no muchos de ellos estén con nosotros, me siento como Phyllis Diller, cuando dijo, "Todos mis amigos se están muriendo en orden alfabético"… pero me complace estar aquí. (Risas.)

Me vienen a la mente unos cuantos recuerdos de un día distante: el 15 de diciembre de 1943. Ante todo, fue durante ese viaje a Filadelfia que le di a mi novia, Barbara Pierce de Rye, Nueva York, una sortija de compromiso. Había venido a la ceremonia con mi madre, y apenas esa semana habíamos anunciado nuestro compromiso. Bar y yo pensábamos que habíamos logrado mantener nuestro romance en secreto, pero para entonces en nuestro noviazgo, probablemente los alemanes y los japoneses eran los únicos que no sabían que estábamos planeando casarnos. (Risas.)

El otro recuerdo que me viene a la mente de esta primera botadura fue el hecho de que estaba… pensaba que el San Jac era, de lejos, el buque más grande… o la cosa más grande que jamás había visto. Con 660 pies de eslora y 120 pies de alto, tenía un perfil impresionante, sin lugar a duda. Pero no hay punto de comparación con este buque. Casi dos veces más largo, con un campo de aterrizaje de 4.5 acres, una torre de más de 20 pisos por encima de la línea de flotación y una ventaja que a unas cuantas de mis nietas, en particular, realmente les encantaría: correcto, a bordo de este portaaviones hay una cantidad asombrosa de teléfonos, 1,400. (Risas.)

Sin embargo, a pesar de todas las mejoras que se le han hecho a este portaaviones, a pesar de toda la tecnología y seguridad de vanguardia, las características para la protección del medio ambiente, el elemento más importante se añadirá finalmente hoy, con los hombres y mujeres que servirán a bordo de esta base aérea flotante de la Marina. A quienes están sentados allá donde estaba yo hace 65 años, preparándose para servir a bordo de su nuevo buque: cuánto desearía estar sentado allá con ustedes, listo para volver a iniciar las aventuras de mi carrera en aviación naval.

U.S. Navy Sailors line the deck of the the USS George H.W. Bush (CVN 77) aircraft carrier as a World War II Avenger Torpedo bomber similar to the plane flown by former President George H.W. Bush does a flyby Saturday, Jan. 10, 2009, during commissioning ceremonies in Norfolk, Va. White House photo by David Bohrer No sé si podría haber volado los aviones a chorro de hoy, pero sí sé que al prepararse ustedes a tripular este buque, llevan consigo las esperanzas y los sueños de todo estadounidense que valora la libertad y la paz. Y llevan consigo el respeto y la admiración imperecederos de toda la familia Bush.

En sólo unos momentos, ayudaré a organizar la primera guardia para el CVN 77. Y desde ese momento, hasta que este buque salga del servicio oficial dentro de muchos, muchos años, serán parte de un linaje continuo de patriotas que protegió esta porción especial de territorio estadounidense. Yo que he hecho guardia y recuerdo la tranquila soledad de esa experiencia, sé que los reconfortará e inspirará particularmente el cielo, pues al gozar del esplendor de las estrellas realmente comprenderán la majestuosidad de la creación y serán testigos de la mano firme de Dios.

No tengan la menor duda: el trabajo a bordo de este buque siempre será difícil y a veces peligroso. Pero la libertad que buscamos y la paz que anhelamos sólo se pueden encontrar en los innumerables sacrificios que harán en las tareas cotidianas que realicen. Entonces, gracias por sus servicios. Buena suerte a todos y cada uno de ustedes. Y que Dios bendiga a los hombres y mujeres que naveguen en el CVN 77. (Aplausos.)

      END      12:07


Former President George H.W. Bush presents a long glass to the First Officer of the Deck to set the first watch Saturday, Jan. 10, 2009, during commissioning ceremonies for the USS George H.W. Bush (CVN 77) aircraft carrier in Norfolk, Va. White House photo by David Bohrer
The crew of the USS George H.W. Bush (CVN 77) aircraft carrier ceremonially run aboard as the ship "comes alive" Saturday, Jan. 10, 2009, during commissioning ceremonies in Norfolk, Va. White House photo by David Bohrer
Former President George H. W. Bush and Mrs. Barbara Bush prepare to leave the USS George H. W. Bush (CVN 77) aircraft carrier Saturday, Jan 10, 2009 in Norfolk, Va., following the commissioning ceremony for the ship named in his honor. White House photo by Joyce N. Boghosian
President George W. Bush shakes hands with his father, former President George H.W. Bush following President Bush's remarks in honor of his father at the commissioning ceremony of the USS George H.W. Bush (CVN 77) aircraft carrier Saturday, Jan 10, 2009 in Norfolk, Va. White House photo by Joyce N. Boghosian


Return to this article at:
/news/releases/2009/01/20090110-2.es.html

Click to print this document