The White House, President George W. Bush Click to print this document

Para su publicación inmediata
Oficina del Secretario de Prensa
6 de enero de 2009

Declaraciones del Presidente sobre Conservación y el Medio Ambiente
Sala 350
Eisenhower Executive Office Building

2:08 P.M. EST

EL PRESIDENTE: Gracias a todos. Sírvanse tomar asiento. Gracias por venir y Feliz Año Nuevo. Laura y yo les agradecemos a todos nuestros distinguidos invitados, comenzando por los miembros de mi gabinete: el secretario Kempthorne, el secretario Gutiérrez, el administrador Johnson. Almirante, le agradezco su presencia hoy. Es un orgullo para nosotros que esté aquí. Señor secretario, gracias por su presencia. A los otros miembros del gobierno que nos acompañan, miembros de la comunidad de conservación, nos complace que estén aquí.

President George W. Bush delivers remarks on Conservation and the Environment Tuesday, Jan. 6, 2009, at the Dwight D. Eisenhower Executive Office Building in Washington, D.C. Said the President, "We have pioneered a new model of cooperative conservation in which government and private citizens and environmental advocates work together to achieve common goals. And while there's a lot more work to be done, we have done our part to leave behind a cleaner and healthier and better world for those who follow us on this Earth." White House photo by Chris Greenberg Gobernador, me enorgullece su presencia. Gracias por venir. Y Josie está con usted. Representantes de. por cierto, las Islas Marianas Septentrionales. gobernador. En caso de que no lo conozcan. (Risas.) Lo conocemos y nos cae bien. Y a todos los representantes de Samoa Americana, realmente les agradecemos a todos ustedes que hayan venido. Mis disculpas por el clima, pero no pido disculpas por las medidas a tomar, porque estamos a punto de poner en vigor medidas fabulosas.

Es interesante que nos hayamos reunido a pocos pasos de la oficina que alguna vez ocupó un joven secretario adjunto de la Marina, llamado Theodore Roosevelt. Al poco tiempo de dejar el cargo, regresó a este lugar como el 26to Presidente de Estados Unidos. Y hace exactamente cien años, inició sus semanas finales como Presidente, algo con lo que me puedo identificar. (Risas.)

El Presidente Roosevelt alcanzó muchos logros antes de dejar el cargo, y el más imperecedero fue su compromiso con la conservación. Como dijo una vez: "De todos los asuntos que pueden presentarse ante la nación, aparte de la conservación de la propia existencia en una gran guerra, ninguno se compara en importancia con dejarles a nuestros descendientes un país incluso mejor de lo que lo recibimos nosotros".

Ese espíritu ha guiado el movimiento de conservación durante un siglo; ha guiado mi gestión. Desde el 2001, hemos puesto en vigor una política con sentido común, y al partir puedo decir: nuestro aire es más limpio, nuestra agua es más pura y nuestras tierras están mejor protegidas.

Para continuar ese progreso, me complace hacer varios anuncios hoy. Conforme a la Ley de Antigüedades que Theodore Roosevelt promulgó en 1906, el Presidente puede reservar lugares de importancia histórica o científica para su protección como monumentos nacionales. Con las proclamas que firmaré en unos minutos, estoy haciendo uso de esa autoridad para designar tres zonas de gran belleza y diversidad biológica del Océano Pacífico como nuevos monumentos marinos nacionales.

El primero que designaremos será el Monumento Marino Nacional de la Fosa de las Marianas. En esta área protegida estará gran parte de la Fosa de las Marianas, donde está ubicado el punto más profundo de la Tierra, y el arco circundante de volcanes submarinos y chimeneas de aguas termales. Esta inigualable región geológica es más de cinco veces más larga que el Gran Cañón. Es más profunda que la altitud del monte Everest. Sustenta vida en algunas de las condiciones más difíciles que se puedan imaginar. Una fascinante variedad de especies sobreviven en medio de volcanes que emanan hidrógeno, chimeneas hidrotérmicas que producen agua hirviente sumamente ácida y el único lugar de aquí a Júpiter en el que se sabe que hay azufre líquido.

Muchos científicos --y quiero darles las gracias a los científicos que nos acompañan hoy-- creen que condiciones extremas como éstas podrían haber sido las primeras incubadoras de vida en la Tierra. A medida que se realicen más investigaciones en estas profundidades, aprenderemos más sobre la vida en el fondo del océano y sobre la historia de nuestro planeta.

Las otras características importantes del nuevo monumento son los majestuosos arrecifes de coral en tres de las islas del Commonwealth de las Islas Marianas Septentrionales. En estas islas, a unas 5,600 millas de California, habita una diversidad asombrosa de vida marina, desde grandes depredadores como tiburones y rayas, hasta más de 300 especies de coral duro. Al estudiar estas límpidas aguas los científicos pueden aumentar nuestro entendimiento de los ecosistemas marinos tropicales no solo allá, sino alrededor del mundo.

El segundo monumento nuevo será el Monumento Marino Nacional de las Islas Remotas del Pacífico. Este monumento abarcará siete zonas del extremo sur y el oeste de Hawai. Una de ellas es la isla Wake, lugar de una batalla decisiva en la Segunda Guerra Mundial y un hábitat importante para la anidación de aves marinas y aves migratorias provenientes del continente. El monumento también incluirá árboles, pastos y aves únicos, adaptados a la vida en el ecuador; tortugas marinas poco comunes y ballenas y la foca monje de Hawai que visitan el atolón Johnston; y unos de los arrecifes de coral más espectaculares y mejor conservados del mundo. Estos aislados pedacitos de tierra y abundantes ecosistemas marinos no han sufrido casi ninguna alteración a mano del hombre. Y como parte del Monumento Nacional de las Islas Remotas del Pacífico, serán laboratorios ideales para la investigación científica.

El tercer monumento nuevo será el Monumento Marino Nacional del Atolón Rose. Rose es una isla en forma de diamante al este de Samoa Americana, el territorio más meridional de nuestra nación. Incluye especies poco comunes de petreles, pardelas y golondrinas que anidan allí, las cuales dan lugar a su nombre nativo, "isla de aves marinas". Habitan las aguas que rodean el atolón muchas especies poco comunes, entre ellas almejas gigantes y tiburones de arrecife, como también una abundancia poco común de corales de color rosa. Ésta área desde hace mucho tiempo es renombrada como un lugar de belleza natural. Y ahora que está protegida por la ley, será un lugar de aprendizaje para muchas generaciones futuras.

En conjunto, estos tres nuevos monumentos nacionales abarcan casi 200,000 millas cuadradas y ahora recibirán el más alto reconocimiento ambiental y de conservación por parte de nuestra nación. Esta decisión se dio tras muchas consultas, consultas con funcionarios locales, consultas con científicos destacados, consultas con defensores del medio ambiente, consultas con los militares de Estados Unidos y la comunidad pesquera. En base a estas consultas, además de sólidos principios en la administración de recursos, en los monumentos se prohibirá la destrucción o extracción de recursos, la descarga de desechos y la pesca comercial. Se permitirá la investigación, el paso libre y la recreación, lo que incluye la posibilidad de pesca recreativa algún día. Para las aves marinas y la vida marina, serán santuarios donde propagarse y proliferar. Para los científicos, serán lugares donde extender las fronteras del descubrimiento. Y para el pueblo estadounidense, serán lugares donde cumplimos con honor nuestro deber de ser custodios de la creación del Todopoderoso.

Los beneficios de la decisión de hoy van mucho más allá de la naturaleza. Los monumentos preservarán lugares de importancia cultural y espiritual para los aborígenes. Asegurarán la plena libertad de navegación e incluirán medidas para realizar misiones de entrenamiento y otros operativos militares. Y abrirán las puertas a nuevos beneficios económicos en los territorios. A fin de cuentas, ahora, cuando viajeros o estudiantes o científicos hagan reservas para Saipán o Pago Pago, sabrán que van camino a un lugar con gente amable y una cultura llena de vida y uno de los recursos naturales más valorados de nuestro país.

Esta mañana también me complace. hoy también me complace compartir con ustedes noticias acerca de otros dos tesoros nacionales. Uno es el Monumento Marino Nacional de las Islas Hawaianas del Noroeste, que creé en el 2006. Este impresionante archipiélago es la mayor zona de conservación en la historia de Estados Unidos y la mayor zona marina totalmente protegida del mundo. Y el otro es Mount Vernon, la residencia del primer Presidente de Estados Unidos y un pionero en la agricultura, es decir, George Washington. Me complace anunciar que Estados Unidos pronto presentará una petición para que estos dos lugares sean considerados dentro del patrimonio mundial por la UNESCO, la primera petición que Estados Unidos hace en 15 años.

Las nuevas medidas que he anunciado hoy son la culminación de ocho años de compromiso con la sólida protección y conservación del medio ambiente. Miren, sé que esto parece contradecir lo que dicen muchos miembros de la prensa, pero permítanme compartir con ustedes unos cuantos hechos sobre nuestra trayectoria, y ustedes pueden dar su veredicto:

Desde el 2001, la contaminación del aire se ha reducido 12 por ciento. Los más estrictos estándares para la calidad del aire en la historia de Estados Unidos están en vigor actualmente, así como estrictas normas para las emisiones de plantas de energía y motores diesel. Se ha protegido, rehabilitado o mejorado más de 3.6 millones de acres de humedales. Se ha conservado en granjas millones de acres de vitales ecosistemas naturales. Se ha protegido de incendios forestales catastróficos más de 27 millones de acres de bosques federales. Se ha reducido el número de obras retrasadas de mantenimiento en nuestros parques nacionales. Más de 11,000 terrenos abandonados y contaminados por desechos industriales están camino a retornar a un uso productivo. Tenemos un nuevo enfoque en la limpieza de desechos en nuestros océanos. La lubina estriada y el corvinón ocelado, especies populares para la pesca recreativa, están siendo objeto de creciente protección. Y las nuevas zonas marinas protegidas están ayudando a mejorar la salud de las zonas de extracción pesquera en la costa del sudeste.

Al mismo tiempo, hemos tomado medidas enérgicas para hacer que el suministro de energía de Estados Unidos sea menos contaminante y más seguro, y que pueda hacerle frente al desafío que representa el cambio climático mundial. Y promulgué dos importantes leyes sobre energía. Elevamos los estándares de rendimiento de combustible para los automóviles por primera vez en más de una década. Exigimos importantes aumentos en el uso de combustibles renovables y eficiencia en iluminación y aparatos domésticos.

Invertimos más de $18,000 millones en desarrollar tecnología eficiente y no contaminante como biocombustibles, baterías avanzadas y celdas de combustible de hidrógeno, energía solar y eólica, y energía nuclear segura y no contaminante.

Llegamos a un acuerdo internacional bajo el Protocolo de Montreal para exigir importantes recortes en refrigerantes, que se encuentran entre los más potentes gases de invernadero. Ganamos creciente consenso internacional en una estrategia que reemplazará al Protocolo de Kioto con un acuerdo climático mundial que solicita a las principales economías, entre ellas India y China, que realicen compromisos significativos para reducir los gases de invernadero.

Con todas estas medidas, hemos marcado el camino hacia una era que promete ser mejor en la conservación del medio ambiente. Hemos sido los pioneros en un nuevo modelo de cooperación en la conservación, en la que el gobierno, ciudadanos privados y defensores del medio ambiente colaboran para lograr metas comunes. Y aunque queda mucho por hacer, hemos hecho nuestra parte para dejarles un mundo mejor y más sano nuestros sucesores en esta Tierra.

Y ahora, quisiera que quienes han sido asignados para pararse junto a mí, se acerquen y me acompañen al momento de suscribir los monumentos nacionales. (Aplausos.)

END                    2:20 P.M. EST


Return to this article at:
/news/releases/2009/01/20090106-4.es.html

Click to print this document